Código QR de un tour virtual

Cada vez más presentes, los códigos QR son todavía desconocidos para algunas personas que no entienden de la importancia de estos marcadores físicos para acceder a nuevos servicios e informaciones.

Ahora es fácil verlos pegados a las mesas de los bares, en las paredes o en los escaparates y su función varía desde cumplir como carta “online”, para instalar un programa o manual de instrucciones o incluso para ver información pormenorizada de un monumento o un lugar.

¿Que es un código QR?

Código de Barras

Bueno, un código QR (“Quick Response Code” o código de respuesta rápida) es lo mismo que un código de barras, del que ya estamos algo más acostumbrados a ver en todos los productos que compramos y que un/a amable cajero/a pasa por un lector cuando vamos a pagar por nuestra compra en el supermercado.

La diferencia radica en la disposición de la lectura de los datos. El código de barras puede leerse con un sólo rayo que devuelve un número dependiendo del grosor de las barras y los espacios en blanco. Ese número que recibe el programa de la caja del supermercado le dice qué producto ha comprado y lo añade a su cuenta.

En caso de no ser legible, ese número puede teclearse a mano, por lo que la existencia de los códigos de barras nos ahorra muchísimo tiempo de estar esperando la fila para pagar y añade fiabilidad de que el operario no ha equivocado los códigos al usar su memoria.

El código QR es lo mismo. ¿Podrían sustituirse todos los códigos de barras por QRs? SI, se podría. ¿Donde está la diferencia? En lugar de usar una sola dimensión de izquierda a derecha, este código cuadrado juega con dos dimensiones. El lector para códigos QR no es un simple rayo sino un escaner o una cámara de fotos que debe ver toda la imagen para poder interpretarla.

Hoy en día, todos los teléfonos inteligentes con cámara pueden interpretar este tipo de códigos y utilizarlos de diferentes formas.

Tipos de códigos QR

Si el código de barras devuelve un número, el código QR devuelve texto.

Bueno, en realidad también devuelve un número pero que se convierte en texto por medio del famoso código ASCII pero eso es complicar un poco más la explicación y no aporta nada a su comprensión.

El texto puede ser de varios tipo. Los más habituales son:

  1. Texto plano. Una frase, un título, unas palabras…
  2. Un LINK o URL que nos redirecciona a una web.
  3. Igualmente redireccionar a una red social.
  4. También puede redireccionar a un vídeo de Youtube
  5. Lo mismo a una lista de reproducción de podcast o música
  6. Un email a quien poder enviarle un correo electrónico
  7. Un teléfono a quien llamar o anotar en la agenda
  8. Enviar un SMS a un número concreto.
  9. Una completa tarjeta de visita VCARD o MECARD
  10. Una localización GPS. Dirección y coordenadas
  11. La clave del WIFI
  12. Añadir una aplicación al dispositivo.
  13. Añadir un evento al calendario con su horario
  14. Una cuenta de Bitcoins
  15. Una cuenta bancaria o Paypal
  16. Un número de etiqueta de producto

En definitiva es todo texto que el lector, en nuestro caso, nuestro móvil interpretará de la manera más apropiada abriendo la aplicación que permita utilizar ese texto de la manera apropiada.

Lectores de QR

Nuestros móviles están más que preparados leer estos códigos. Algunos modelos antiguos con versiones anteriores de Android precisaban de instalar aplicaciones para leer estos códigos pero actualmente eso no es necesario.

En IOs (iPhone, iPad…) y muchos modelos de Samsung y otros Android, basta con apuntar la cámara y si detecta algún QR, muestra en pantalla el contenido con un botón para pinchar y ejecutar la acción que lleva emparejado el código.

En otros modelos de Android, se precisa añadir la función desde los ajustes de la cámara pero existe un programa gratuito de Google que está preinstalado, se llama Google Lens que habilita igualmente la lectura.